Tragedia sin Prevención: La Urgencia de Detectores de Humo para Salvar Vidas